Víctimas de la dictadura de Paraguay piden al Gobierno español que retire la condecoración a un cargo del régimen

El Movimiento Nacional de Víctimas de la Dictadura Stronista ha pedido este jueves al Gobierno de España que retire la condecoración otorgada al ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, Eladio Loizaga, por su papel en el régimen del general Alfredo Stroessner (1954-1989) y su supuesta participación en la persecución de jesuitas españoles.

En un recurso potestativo de reposición dirigido al Consejo de Ministros, la asociación solicita que se anule la imposición de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica que Loizaga recibió de manos de su homólogo español, Alfonso Dastis, en un acto celebrado el pasado 4 de julio en Madrid.

En su escrito, el Movimiento Nacional de Víctimas de la Dictadura Stronista subraya la “cooperación” del ministro paraguayo con “una dictadura que vulneró gravemente los derechos humanos de miles de personas”, así como su presunta implicación en “la persecución de reconocidos jesuitas españoles”.

En su opinión, el real decreto que otorga la condecoración a Loizaga vulnera principios fundamentales del ordenamiento jurídico asentados en la Constitución española y en los tratados internacionales en materia de derechos humanos suscritos por el Estado español.

Condecoración “inconcebible”

Además, considera que vulnera el propio decreto sobre la Orden de Isabel la Católica, cuyo objeto es “premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan de modo relevante a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación española con el resto de la comunidad internacional”,

Según la asociación, “es manifiesto” que Loizaga “no ha realizado comportamientos extraordinarios de carácter civil” y que la persecución de religiosos españoles “no puede ser jamás entendida como una acción que redunde en beneficio de la Nación”.

Ante “la comprometedora información existente” sobre el pasado del ministro de Exteriores paraguayo, las víctimas ven “inconcebible” que el embajador de España en Asunción, Diego Bermejo, emitiera un informe favorable que “atenta contra el sentido de la propia condecoración”, aunque creen que pudo haber una “omisión” de la información como consecuencia de un “mercadeo de condecoraciones”, ya que el propio Bermejo había sido condecorado por Loizaga el pasado 22 de mayo.

El Movimiento Nacional de Víctimas de la Dictadura Stronista recuerda en su escrito que Paraguay sufrió la dictadura más larga de América Latina, “35 años en los que se cometieron los más brutales crímenes conocidos en la región”, como “ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, torturas sistemáticas, exilios forzosos e incluso delitos de corte genocida contra algunas comunidad indígenas”.

Operación Cóndor

Un régimen en el que, según explica la asociación, Loizaga “se destacó como una de sus más altas autoridades”, llegando a ser director general de Asuntos Exteriores y dirigiendo el Departamento de Organismos, Tratados y Actos Internacionales durante el tiempo en que se desarrollaba la Operación Cóndor, “que dejó 50.000 muertos, 30.000 desaparecidos y unos 400.000 presos torturados” en Sudamérica como consecuencia de la coordinación en la política exterior de la represión de los países dictatoriales involucrados.

No obstante, en el acto celebrado en Madrid en el que Dastis le entregó el galardón, justificado por su labor para fomentar las relaciones bilaterales entre Paraguay y España, Loizaga calificó de “locura” las informaciones que le vinculan a la operación Cóndor y aseguró que él está “muy tranquilo”.

Sobre la persecución de religiosos españoles, la asociación afirma que, como miembro de la Liga Mundial Anticomunista, el ministro paraguayo realizó un argumentario en el que señalaba con nombres y apellidos a “muchos religiosos a los que se identifica como peligrosos marxistas”. “Muchos de ellos fueron represaliados en forma de expulsión por el régimen de Stroessner. La mayoría eran destacados jesuitas españoles”, añade.

Fuente: www.eldiario.es