Un grupo de policías roba un helicóptero y dispara contra el Tribunal Supremo venezolano

El Gobierno de Venezuela informó este miércoles de que un agente de la policía científica de ese país hurtó un helicóptero con el que sobrevoló y abrió fuego contra las sedes del Ministerio de Interior y del Tribunal Supremo (TSJ) en Caracas, y asoció a este hombre con la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, explicó que la aeronave fue robada de la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, por un grupo de policías. Además comunicó que su líder es Óscar Pérez, inspector adscrito a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC).

Villegas señaló que “el complotado” voló la aeronave hasta el Ministerio de Interior en el centro de la capital y “efectuó alrededor de 15 disparos contra la edificación”, mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un “agasajo” con unas 80 personas.

En el interior del edificio, los parlamentarios discutían un proyecto en rechazo al uso de armas de fuego y sustancias tóxicas para el control de estas protestas públicas y, además, para pedir a la Fiscalía que investigue estas actuaciones que “atentan contra los derechos humanos”. Los parlamentarios y trabajadores permanecieron encerrados dentro del edificio unas cuatro horas hasta que estas personas se retiraron.

Luego, se dirigió a la sede del Poder Judicial donde “fueron efectuados disparos y lanzadas al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue colectada”. Medios locales han citado a testigos que han descrito un intercambio de disparos entre los guardias del Tribunal Supremo y el helicóptero.

El presidente del tribunal ha confirmado que no ha habido heridos y que se siguen investigando los daños en la zona.

Se investiga “sus vínculos con EEUU”

Según Villegas, estos ataques forman parte de “una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones”, y aseguró que Pérez está siendo investigado por sus “vínculos” con la CIA, la embajada de Estados Unidos en Venezuela y “un exministro del Interior quien recientemente ha confirmado públicamente sus contactos con la CIA”, dijo en alusión a Miguel Rodríguez Torres, quien denunció la “falsedad” de un documento hecho público por un medio progubernamental que le relaciona con la CIA.

Para el gobierno venezolano, son ataques de carácter terrorista “enmarcados en la ofensiva insurreccional adelantada por factores extremistas de la derecha venezolana con apoyo de gobiernos y poderes extranjeros”.

Villegas destacó que la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad del Estado se encuentran desplegados con el objetivo de capturar al autor de estos hechos y recuperar la aeronave, y exhortó a la ciudadanía a comunicarse con las autoridades a través del 911 en caso de tener información sobre el paradero de Pérez o el helicóptero.

El inspector Oscar Pérez difundió a través de un vídeo su reclamación de la renuncia de Maduro.

Una publicación compartida de OSCAR PEREZ (@oscarperezgv) el 27 de Jun de 2017 a la(s) 3:27 PDT

En la grabación, difundida en la cuenta en Instagram de Pérez, este lee un escrito, acompañado de otros cuatro uniformados encapuchados, y pide a los venezolanos ir “a cada base militar” del país.

Asimismo, dijo que este martes se está realizando un “despliegue aéreo y terrestre” para “devolver el poder al pueblo democrático” y así “hacer cumplir las leyes para restablecer el orden constitucional”. “Queridos hermanos, les hablamos en nombre del Estado. Somos una coalición de militares, policías y civiles en busca de un equilibrio y en contra de este Gobierno criminal y transitorio. Tenemos dos opciones: ser juzgados mañana por nuestra conciencia y el pueblo o empezar a liberarnos hoy de este gobierno corrupto”, afirma Pérez en el vídeo.

El agente de la policía científica también fue fotografiado junto a los otros uniformados a bordo de la aeronave con una pequeña pancarta en la que se leía “350 libertad” en alusión al artículo de la Constitución que llama a desobedecer a “cualquier régimen” que no cumpla con “las garantías democráticas” ni  los “derechos humanos”.

El presidente culpó al partido opositor Primero Justicia (PJ) de tomar “un rumbo de violencia” y dijo que sus principales líderes “están al frente de todos los hechos violentos” que se han conocido.

El sobrevuelo y el ataque a la sede del Parlamento tienen lugar en el marco de una ola de protestas a favor y en contra del Gobierno que se inició el pasado 1 de abril, algunas de las cuales se han tornado violentas y han dejado 76 muertos y más de mil heridos, según la Fiscalía.

Maduro irá a las armas si se destruye la revolución

Poco antes de que el helicóptero policial sobrevolara los edificios gubernamentales, Nicolas Maduro dijo que irá a las armas si se destruye la revolución bolivariana, para hacer lo que “no se pudo con los votos”.

“Si Venezuela fuera sumida en el caos y la violencia y fuera destruida la revolución bolivariana, nosotros iríamos al combate, nosotros jamás nos rendiríamos, y lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas”, dijo el mandatario durante un acto político en Caracas.

La amenaza de Maduro fue catalogada por el presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges, como la confirmación de que Venezuela vive una dictadura “violenta” y señaló que el presidente es “quien está buscando que Venezuela vaya al caos”, además de buscar su “permanencia en el poder”.

Por este discurso los opositores también responsabilizaron a Maduro de que grupos civiles armados atacaran la sede del Legislativo, luego de que se produjera un choque entre algunos diputados y miembros de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada) dentro de la institución.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/Maduro-denuncia-granadas-Supremo-amenaza_0_659334139.html