Shinzo Abe arrasa en las elecciones y allana el camino para reformar la Constitución pacifista japonesa

El conservador primer ministro nipón, Shinzo Abe, consiguió este domingo revalidar por tercera vez en cinco años su mandato con una holgada mayoría, que abre la puerta a una polémica reforma de la pacifista Constitución de Japón.

En unos comicios anticipados marcados por el paso de un poderoso tifón y una baja participación, el Partido Liberal Democrático (PLD) de Abe logró 283 escaños de los 465 asientos de la Cámara Baja del Parlamento, con lo que se asegura la mayoría absoluta a pesar de perder apoyos.

Su socio en el Gobierno, el budista Komeito alcanzó los 29 escaños, lo que conjuntamente con el PLD se sitúan por encima de los 310 asientos que conforman los dos tercios de la Cámara Baja, según los últimos datos recogidos por la cadena estatal NHK a falta de adjudicar 4 escaños.

La polémica reforma de la Constitución

Estos resultados, que encaminan a Abe a convertirse en el primer ministro más duradero de la historia de Japón, abren además la puerta a una prometida y polémica reforma de la Constitución nipona.

Se trata de una victoria significativa porque para proponer una enmienda de la Carta Magna, además de un referéndum nacional, es necesario tener esa mayoría de dos tercios en ambas Cámaras parlamentarias, y la coalición gobernante ya la posee en la Cámara Alta.

El primer ministro, de 63 años, hizo la promesa de enmendar por primera vez la Carta Magna de 1947 para dar un reconocimiento hasta ahora inexistente en el texto al Ejército nipón, al que se denomina Fuerzas de Autodefensa, y así potenciar las capacidades militares de Japón nivel internacional.

Para sacar adelante esta reforma histórica, que cuenta con un fuerte rechazo entre los japoneses y entre países vecinos como China y Corea del Sur al considerarla una vuelta al militarismo de Japón, se necesitan dos tercios del Parlamento y su ratificación a través de un referéndum.

“Para llevar a cabo la reforma de la Constitución se necesita liderazgo, pero al mismo tiempo la compresión del pueblo japonés. Haré todo lo posible para lograr el mayor apoyo durante esta legislatura, trabajando con el resto de partidos”, aseguró Abe en declaraciones a los medios nipones tras reconocer su victoria.

El primer ministro podrá seguir además con su ambicioso programa económico, puesto en marcha en 2012 y conocido como “Abenomics”, que busca a través de estímulos, reformas e inversión pública sacar al país de su deflación crónica.

El primer ministro convocó estos comicios anticipados a finales de septiembre, un año antes de lo previsto, para aprovechar la debilidad de la oposición y el repunte en su desgastada popularidad gracias la crisis de Corea del Norte.

Una oposición dividida

La decisión desencadenó un terremoto en el panorama político con la desaparición de la principal fuerza de la oposición, el Partido Democrático (PD), que gobernó de 2009 a 2012, y que estaba sumido en una batalla interna tras desastrosos resultados electorales.

Una escisión de su sector más liberal, el Partido Constitucional Democrático de Japón (PCDJ), se ha convertido en la fuerza más votada tras el partido de Abe al obtener de momento 54 escaños, superando las expectativas. La formación liderada por Yukio Edano ha basado toda su campaña en su ferviente oposición a la reforma de la Constitución.

Por su parte, el nuevo Partido de la Esperanza, creado justo antes de las elecciones por la popular gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, cosechó unos decepcionantes resultados a pesar de que en un principio se le vio como alternativa real al poder del imbatible PLD, en el que militó hasta hace poco.

La formación de Koike, cuyo mensaje principal se centraba en la superación de la vieja política y el cierre de las centrales nucleares, sumaba 49 asientos, según los últimos resultados recogidos por la NHK.

El Partido Comunista de Japón (PCJ) se aseguró en estos comicios 12 escaños, mientras que el Partido de la Restauración (PRJ) y el Partido Social Demócrata (PSD) obtuvieron 10 y 1, respectivamente, según NHK.

La participación se situó en el 53,6%, según cálculos de la NHK, que supondría un ligero avance respecto a los comicios de 2014, cuando cayó hasta el mínimo histórico del 52,6%.

La jornada electoral se vio afectada por el paso de un poderoso tifón cerca del archipiélago nipón, que está dejando precipitaciones torrenciales y vientos huracanados en gran parte del país y que ha llevado a las autoridades a recomendar la evacuación de miles de personas.

El temporal, que ha causado la muerte de al menos dos personas y graves interrupciones en el transporte, también alteró los horarios de colegios electorales en algunas zonas montañosas e incluso obligó a retrasar el recuento de votos en regiones de difícil acceso.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/Shinzo-Abe-elecciones-Constitucion-pacifista_0_700279996.html