Reino Unido ve una “contradicción fundamental” en la postura de la UE sobre el periodo de transición

El ministro británico para el Brexit, David Davis, afirmó hoy que aprecia una “contradicción fundamental” en la postura de la Unión Europea sobre el periodo de transición que espera que se inicie tras la salida del Reino Unido del bloque.

“Hoy han admitido que es necesario que haya un modo de resolver disputas e infracciones. Pero, al mismo tiempo, rechazan las propuestas de Reino Unido para establecer garantías razonables que aseguren que nuestros intereses están protegidos”, dijo Davis en un comunicado.

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, insistió hoy en una rueda de prensa en Bruselas en la necesidad de establecer mecanismos para restringir el acceso del Reino Unido al mercado único si incumple las normas durante la transición, sin necesidad de esperar a una resolución Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Davis, que no compareció ante los medios, como en otras ocasiones, tras la última ronda de negociaciones sobre el Brexit en la capital belga, expresó en la nota divulgada por el Ministerio británico para la salida de la Unión Europea que no comparte “el enfoque de la Comisión” Europea.

“Para que un periodo de ese tipo (de transición) funcione para ambos lados será necesario que exista un modo de resolver disputas en el improbable caso de que éstas se produzcan”, subrayó Davis, que recalcó en que ese mecanismo debe proteger los intereses británicos.

“No debemos perder de vista cuál es el objetivo final aquí: construir un nuevo acuerdo de colaboración amplio entre el Reino Unido y la Unión Europea que nos mantenga como los amigos y aliados más cercanos”, indicó el ministro.

El Gobierno británico espera pactar con Bruselas una fase de unos dos años en los que el Reino Unido contribuya al presupuesto comunitario y se beneficie de las estructuras comunes, a pesar de haber abandonado de forma oficial la UE, previsiblemente el 29 de marzo de 2019.

“Dado el intenso trabajo que ha tenido lugar esta semana, es sorprendente escuchar que Michel Barnier dice que la posición del Reino Unido respecto a la fase de implementación no está clara”, afirmó Davis.

“Como ya dejé claro en un discurso hace dos semanas, queremos un periodo limitado en el tiempo que mantenga el acceso a nuestros respectivos mercados en los términos existentes”, afirmó.

Barnier alertó por su parte de que existen desacuerdos “sustanciales” entre ambos equipos negociadores sobre las características de esa transición, por lo que no se puede “dar por hecho” que se llegará a un acuerdo en ese sentido.

Además de las diferencias sobre el mecanismo de resolución de conflictos, el negociador comunitario criticó que el Gobierno británico no está dispuesto a reconocer los derechos de los ciudadanos de la Unión que lleguen a su territorio durante ese periodo transitorio.

Barnier reclamó asimismo a Londres “soluciones específicas” para cumplir con el compromiso, adquirido en diciembre, de mantener sin barreras la frontera entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte pese a la salida británica del mercado único y la unión aduanera. 

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/Reino-Unido-contradiccion-fundamental-UE_0_738427046.html