Pyongyang amenaza con una ‘nueva guerra mundial’ si cazas de EEUU vuelven a sobrevolar Corea

Corea del Norte tacha de provocación la presencia de bombarderos estadounidenses y avisa de que estos ejercicios “podrían causar el estallido de una guerra nuclear”

Los bastardos americanos no estarán muy contentos con este regalo enviado el 4 de julio”. Así, con un puñetazo directo a la nariz de su eterno enemigo en pleno Día de la Independencia de los Estados Unidos, anunció Pyongyang el lanzamiento el pasado martes de un misil balístico intercontinental que según los expertos tiene capacidad para llegar a Alaska.

Tal afirmación no podía quedar sin respuesta americana. Y la respuesta, más allá de las burlas iniciales de Donald Trump en Twitter, llegó en dos partes.

El mismo martes, EEUU y Corea del Sur realizaban una prueba conjunta de misiles balísticos a modo de advertencia. Con esa demostración de fuerza, EEUU desafiaba a Rusia y China, que habían pedido que no se ejecutara tal ejercicio.

La segunda respuesta llegó en la víspera del fin de semana con el envío dos bombarderos estratégicos B-1B a la zona desde la base aérea de Guam. Los B-1B Lancers sobrevolaron el Mar de Japón, se aproximaron a la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas y posteriormente se unieron a cazas surcoreanos en la provincia de Gangwon para llevar a cabo simulacros de ataques de precisión con fuego real durante varias horas en Pilsung.

Cazas estadounidenses y surcoreanos en un momento de las maniobras. South Korean Air Force/Yonhap via Reuters.

En esas maniobras, bautizadas como “Jungle Lightning” por la Fuerza Aérea estadounidense, los B-1B han lanzando bombas GBU-56 guiadas por láser contra objetivos ficticios. Los ejercicios han simulado ataques coordinados contra una lanzadera de misiles y contra instalaciones subterráneas.

Momento en el que uno de los B-1B libera una de las bombas GBU-56. South Korean Air Force/Yonhap via Reuters

Como era de esperar, esta segunda demostración de fuerza no ha sentado nada bien en el entorno de Kim Jong-un, que ha vuelto a recurrir a uno de los principales periódicos norcoreanos para lanzar una advertencia al amigo americano.

A través de un artículo de opinión en el Rodong Sinmun, el diario oficial del Partido de los Trabajadores, el régimen de Pyongyang ha calificado este domingo de “provocación militar temeraria” el envío de bombarderos estadounidenses a la península coreana. En el artículo se advierte de que estos ejercicios “podrían causar el estallido de una guerra nuclear”.

“Estados Unidos afirma que desplegará de forma regular bombarderos estratégicos en la península de Corea, un acto tan disparatado como jugar a encender fuego encima de un depósito de municiones”, reza la pieza. “Un simple error o una mala interpretación podría conducir al estallido de un conflicto nuclear, algo que llevaría, sin duda, a una nueva Guerra Mundial”.

En el mismo artículo, Pyongyang justifica las pruebas armamentísticas norcoreanas como “medidas legítimas de defensa” ante las “crecientes amenazas de guerra nuclear” por parte de Washington.

Queda claro que el lanzamiento del lunes ha marcado un antes y un después en la crisis entre Washington y Pyongyang. El pulso sigue, pero el desesperado recurso a la carta bélica parece más posible que nunca.

Fuente: PlayGround