Mueren 30 niños en un hospital después de que corten el oxígeno por no pagarlo

Ocurrió el viernes en un hospital de India, al norte del país. Los padres fueron testigos de cómo los niños iban muriendo uno a uno por la falta de suministros de oxígeno.

“Cuando el personal del hospital empezó a pedirnos que bombeáramos nosotros mismos a nuestros hijos con un resucitador manual comprendí que mi hija ya no tendría posibilidades de vivir”, explica el padre de una de las víctimas de 5 años  . Su hija fue declarada muerta varias horas después.

La escena que muchos padres no podrán olvidar tuvo lugar la madrugada del jueves, en un hospital del estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India. Personal sanitario y familiares socorrían a más de una veintena de niños con respiradores y mediante maniobras manuales durante al menos 4 horas. La caótica escena fue producto de un corte del suministro del oxígeno líquido.

Han muerto 30 niños en un hospital por quedarse sin oxígeno. No es una tragedia, es una masacre, escribía en su Twitter el activista indio y Premio Nober de la Paz, Kailash Satyarthi.

Un total de 28 niños morían la madrugada del jueves y dos más el viernes. En total, 30 niños cuyos padres tuvieron que ser testigos de sus muertes. “Observamos cómo nuestra hija se iba quedando sin aliento y después de quedó rígida y fría”, sostiene uno de los padres. Una desgarradora escena que ha sido tildado de “masacre” y no de “tragedia” por el activista indio y Premio Nobel de la Paz, Kailash Satyarthi.

Una factura sin pagar fue la causa del corte de oxígeno. El hospital debía 90.000 dólares a la compañía de suministros médicos Pushpa Sales Private. Según explican desde la suministradora, la firma estuvo enviando cartas al hospital y a los juzgados durante seis meses exigiendo el pago de la deuda.

Un miembro del personal del hospital chequea los recién llegados cilindros de oxígeno en el Hospital Médico Baba Raghav Das en Gorakhpur, en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India, el sábado 12 de agosto de 2017. (Rajesh Kumar Singh / AP)

La compañía afirmó que el hospital estaba violando los términos de su contrato, que no contempla un endeudamiento superior a los 20.000 dólares. El acuerdo finalizó el 31 de julio y el 4 de agosto la compañía suspendió el suministro de oxígeno.

Ahora el debate mediático se ha centrado en quién es el culpable de tal masacre. El primer ministro señaló en primera instancia al hospital y a las autoridades sanitarias por negligencia al pemritir que un hospital se quede sin reservas de oxígeno. El ministro de Sanidad y los funcionarios del hospital han negado lque las muertes hayan sido provocadas por el oxígeno y aseguran que hasta 60 niños han muerto en el hospital desde el 7 de agosto debido a una “variedad” de causas.

Además aseguran que habían encargado suministros suficientes de oxígeno, algo que desmintieron los propios trabajadores que afirmaron que dieron aviso el pasado jueves al director del hospital para comunicarle que los suministros eran muy bajos y que se agotarían el mismo jueves por la noche. “Los culpables no serán perdonados”, aseguraba el primer ministro en rueda de prensa.

Mientras las autoridades intentan esclarecer a los culpables, los padres de los 30 niños fallecidos lloran su muerte y piden explicaciones.

 

 

Fuente: Playground