Marilyn Monroe: ¿suicidio o asesinato?

El próximo 5 de agosto se cumplirán 55 años de la desaparición de Marilyn Monroe, cuyo nombre real era Norma Jeane Mortenson, la rubia más icónica y global que haya existido nunca, fue una de las actrices estadounidenses más populares del siglo XX. Su muerte siempre ha estado rodeada de muchas dudas…

Los periodistas Buskin y Margolis descartan la explicación oficial de que Monroe murió a causa de una sobredosis de fármacos en su libro  Marilyn Monroe: A case for Murder (Marilyn Monroe: Un caso de asesinato). Según su investigación, el mayor “símbolo sexual” de los años 50 fue asesinada y la orden partió de lo máximo del poder norteamericano: el influyente hermano de John F. Kennedy, por entonces presidente de los EEUU, Robert Kennedy.

Los autores explican que la orden la dio “Bobby” (tal y como se conocía al hermano del presidente) luego de que la actriz amenazara con convocar una conferencia de prensa en la cual revelaría a todo el mundo el romance que mantenía tanto con él como con su hermano jefe de Estado. Robert temió que esa rueda de prensa pudiera acabar con la carrera política, la familia y con la reputación del presidente. Pero también con la suya.

Según explica Buskin, el mensaje de Robert Kennedy fue claro: “Bobby, con la ayuda de su cuñado, el actor Peter Lawford, ordenó al psiquiatra de Marilyn, Ralph Greenson, administrarle una inyección letal antes de orquestar un plan para hacer creer que había sido un suicidio”. Según cuentan en el libro, la tarea encomendada a Greenson fue un desastre. Según los miembros del servicio de Urgencias de Los Ángeles de ese entonces, Marilyn tenía una costilla rota, producto de la torpeza del médico, que no supo administrar bien la inyección letal.

La relación amorosa entre Marilyn y Robert nació en el momento en el que éste intercedió personalmente para terminar con el acoso telefónico que la rubia le propinaba a su hermano, el presidente JFK. Sin embargo, tras dos días de discusiones en la casa de un empresario con supuestos vínculos con la mafia, ambos comenzaron un nuevo romance. A partir de ese momento, la obsesión de Marilyn se trasladó desde el mayor de los Kennedy a quien era el fiscal general de la Nación

La decisión de Robert fue tomada luego de una presunta discusión que ambos mantuvieron en la casa que la actriz tenía en Los Ángeles. Allí, la mujer, en un ataque de histeria, habría intentado agredirlo. La situación fue controlada por quienes acompañaban al hombre más influyente del gabinete norteamericano. Intentaron armar una escena de consumo de fármacos, pero no resultó. Por eso, llamaron a Greenson para que se ocupara de preparar el escenario que daría pie a la creencia de que Marilyn había muerto a causa de sus excesos.

Marilyn Monroe y Clark Gable en el rodaje de "Vidas rebeldes" dirigida por John Huston y que se convertiría en la última película de ambos.
Marilyn Monroe y Clark Gable en el rodaje de “Vidas rebeldes” dirigida por John Huston y que se convertiría en la última película de ambos.

Sin embargo, la actuación de Greenson fue patética, según relatan los autores del libro: “Extrajo un líquido de una botella que tenía una tapa de goma y llenó la jeringuilla. Tanteó por entre las costillas como un aficionado. Entonces empujó la jeringuilla en el pecho de ella. Pero no lo hizo bien. Quedó clavada en el hueso, en una costilla. En vez de intentarlo de nuevo, empujó, con su cara en tensión por el esfuerzo físico de empujar. Empujó muy fuerte hasta que la aguja traspasó la costilla, con un chasquido cuando se rompió el hueso”, según consigna el diario español El Mundo.

En el libro, Buskin y Margolis explican su teoría sobre cómo pudo ser que ninguna de las maniobras y la mala praxis en la escena de la muerte de Marilyn no aparecieran en la autopsia “oficial”. Y recoge un testimonio de 1985 de la ex ama de llaves de la rubia (Eunice Miller, para la BBC) donde contaba -sin saber que estaba siendo grabada- que cuando llegaron los servicios de emergencia de Los Ángeles, su jefa estaba aún con vida.

Documentos del FBI

Aquí está toda la conspiración política que movió J. Edgar Hoover y que conviene que todo el mundo sepa, lea y entienda al cabo de los años transcurridos y que son la muestra absoluta de que Marilyn era un estorbo:

La historia más completa procede de unos documentos de primera mano correspondientes a la época, que reflejan los hechos sin pasar por el filtro de las décadas transcurridas desde entonces. El FBI (Federal Bureau of Investigación, u Oficina Federal de Investigación), de conformidad con la Ley de Libertad de Información, facilitó el conocimiento público de documentos pertenecientes a sus archivos del siglo XX. Esto ha sacado a la luz un torrente de información de un organismo investigador de enormes dimensiones que

Portada de los archivos desclasificados del FBI sobre Marilyn Monroe
Portada de los archivos desclasificados del FBI sobre Marilyn Monroe

estuvo dirigido por J. Edgar Hoover, de quien puede afirmarse que ha sido el hombre más poderoso de la historia de Estados Unidos, merced a su prolongado ejercicio de guardián férreo de los secretos de los estadounidenses.

Hoover estaba obsesionado con la vida privada de los personajes famosos, particularmente de aquellos con inclinaciones izquierdistas. Según parece, el FBI estuvo siguiendo de cerca la pista de Marilyn Monroe desde mediados de la década de los años cincuenta, en plena guerra fría, hasta su muerte; en otras palabras, desde el periodo en el que conoció a Arthur Miller, con el que se casó, y que estaba considerado como un personaje peligroso por ser comunista.

Se han puesto a disposición documentos sobre el jefe de Hoover y del fiscal general de Estados Unidos, Robert Kennedy, pero de todo ellos, 97 son sobre Marilyn Monroe. En su mayoría, esos documentos tienen partes tachadas y censuradas pero proporcionan una luz extraordinaria sobre la historia, una mirada a la cara oculta del caso mas celebre de la historia. Estampados con el sello de “seguridad interna”, los documentos sobre Marilyn narran al detalle tres capítulos de su vida:

Su matrimonio con Miller; Sus actividades posteriores a la boda, entre las que figuran citas con comunistas norteamericanos en México; Sus relaciones con los hermanos Kennedy.

Lógicamente los mas interesantes son éstos últimos, donde se dan lugares, fechas y horas de los encuentros que tuvieron los dos hermanos con la actriz.

Marilyn se revela en todos los documentos como una persona enormemente comprometida en el terreno político y los informes ponen de manifiesto que debió de haber abrazado sus inclinaciones izquierdistas y sus dudas políticas a partir de su unión con Arthur Miller, una conclusión típica de la cultura misógina del FBI en aquellos tiempos. A fin de cuentas, se daba por hecho que las mujeres no tenían por qué preguntar al presidente por las pruebas atómicas que se realizaban dentro del territorio de los Estados Unidos, la invasión a las bases de China o el mismo asesinato programado contra Fidel Castro, pero ella lo hizo y recibió muchas respuestas, datos y detalles que solo ella sabía. Marilyn era una fuente peligrosa de información.

Parte trasera de la casa donde fue encontrada muerta, con un policía al fondo, durante la investigación
Parte trasera de la casa donde fue encontrada muerta, con un policía al fondo, durante la investigación

Los temas que llenan los voluminosos archivos del FBI varían enormemente; desde los referidos a espías como Kim Philby y Guy Burgess hasta la colección de 1.500 películas pornográficas de Bud Abbott, pasando por la afiliación de Lucille Ball al Partido Comunista de California, acabando con las facturas de los hoteles en Italia, donde presumiblemente JFK y Marilyn se citaban a menudo.

Mientras revisaba los documentos del FBI sobre Marilyn, me tropecé con un documento explosivo, que alimenta décadas de teorías conspiratorias. Este documento extraordinario lleva como fecha de recepción por el FBI la del 19 de octubre de 1964, y está encabezado con el titulo de: «Enclosure 61-9454-28» [Anexo 61-9454-28], titulándolo “ROBERT F. KENNEDY”. La fecha es 16 días anterior a la de las elecciones presidenciales del 1964 y once meses posterior a la del asesinato del presidente Kennedy. Fue enviado a los cinco máximos cargos del FBI, entre los que figuraba la mano derecha de J. Edgar Hoover, Clyde Tolson.

El documento fué remitido por un «ex agente especial» que trabajaba en el gabinete del gobernador de California. El agente advierte que ignora cuál es la fuente de la información y que no puede evaluar su autenticidad. El informe resume a grandes rasgos una conspiración que implica a Robert Kennedy, al actor Peter Lawford y a otras personas en inducir a Marilyn a suicidarse.

La cosa suena a difamación disparatada propia de la prensa sensacionalista, salvo por algunos detalles fundamentales: se trata de un documento oficial del FBI que se confecciona antes del asesinato de RFK y que se distribuye a un número reducido de altos cargos del FBI.

El secreto del documento creo que no se levantó hasta el 6 de diciembre de 1984, exclusivamente en favor de una persona o personas desconocidas y finalmente se puso a disposición del público en octubre de 2006. Está correctamente escrito; se trata de un documento con un grado notable de datos, entre los que aparecen llamadas telefónicas, hoteles y nombres, y en el que se refleja la cultura del FBI en aquellos tiempos.

El texto narra que RFK ha mantenido “una relación amorosa y una aventura sexual” con Marilyn Monroe durante un cierto «periodo de tiempo», y que Kennedy está profundamente interesado en esas relaciones y según se informa, ha prometido divorciarse de su mujer para casarse con Marilyn. A raíz de que se rompiera el contrato de la actriz con la 20th Century Fox, se cuenta que, ella llamó a RFK al Ministerio de Justicia, él le dijo que no se preocupara por el contrato, que se ocuparía de todo. Se apunta en el mismo que tuvieron un intercambio de palabras poco agradables sobre otra llamada que alguien había escuchado clandestinamente y según se ha informado, en ellas Marilyn le amenazaba con hacer pública su aventura.

El informe añade con letras mas gruesas que el día en que murió Marilyn, Robert Kennedy estaba en Los Angeles y se alojó en el hotel Beverly Hills.

El documento subraya también que “se ha informado” de que Peter Lawford, había llegado a unos acuerdos especiales con el psiquiatra Ralph Greenson, que la estaba tratando de sus problemas emocionales, para desengancharla de su adicción a los barbitúricos, y que en la última visita de ella al médico, le había recetado 60 tabletas de un barbitúrico, Seconal, lo que resultaba fuera de lo normal por lo que se refiere a la cantidad, especialmente porque ella visitaba al médico con frecuencia.

El relato llega a extremos que ponen los pelos de punta: el ama de llaves, Eunice Murray, y su encargada de prensa, Pat Newcomb, estuvieron cooperando en los planes para inducirla al suicidio. Newcomb fué recompensada posteriormente con su inclusión en la nómina federal de la División de Actividades Cinematográficas Servicio de Información de Estados Unidos.

Los hermanos Kennedy hablan con Marilyn, en la noche en la cantó "Happy Birthday Mr. President", en 1961.
Los hermanos Kennedy hablan con Marilyn, en la noche en la cantó “Happy Birthday Mr. President”, en 1961.

En el mismo informe consta que, a las 48 horas de la muerte de Monroe, Pat Newcomb había tomado un vuelo a Hyannisport (Massachusetts), donde los Kennedy tienen una finca, horas después de que también Peter Lawford hiciera lo mismo. El informe continúa con que, en el día de la muerte, Robert Kennedy viajó en avión desde Los Angeles a San Francisco con la compañía aérea Western Airlines y se alojó en el hotel St Charles. Una vez allí, realizó una llamada a Peter Lawford, se supone o está muy claro que era para cerciorarse de que Marilyn estaba ya muerta».

Eunice Murray llamó al psiquiatra de Marilyn en nombre de la actriz después de que ésta le comentara que se iba a tomar el bote de pastillas y el psiquiatra le dijo que recomendara a Marilyn que saliera a tomar el fresco, pero no acudió a verla hasta que se supo que había fallecido.

Marilyn recibió una llamada de su hijastro, Joe DiMaggio júnior, que se encontraba destinado en el Campamento Pendleton, de la Infantería de Marina de Estados Unidos. Marilyn le dijo que le estaba entrando un sueño irresistible. La última llamada que la actriz hizo fue a Peter Lawford, en respuesta a una que él le había hecho a ella… pero se desconoce el tema de la conversación…  Joe DiMaggio, al enterarse de todo lo ocurrido y se informa bien de la conspiración, manifestó públicamente que, cuando Robert Kennedy dejase el cargo, iba a intentar matarlo.

El presidente Kennedy muy cariñoso con Marilyn. Foto tomada en el cumpleaños de Kennedy, 1961.
El presidente Kennedy muy cariñoso con Marilyn. Foto tomada en el cumpleaños de Kennedy, 1961.

La madrugada del 5 de agosto de 1962

El sargento de policía, Jack Clemmons, recibió la llamada a las 4:25 AM hecho por Eunice Murray, su asistenta, y al asistir a la escena del apartamento a las 4:45 AM sospechó inmediatamente de un asesinato debido a ciertas cosas que no encajaban:

  • El teléfono estaba en la mano de la actriz.
  • El pulcro orden de la habitación y la ausencia de los barbitúricos en el velador.
  • Marilyn estaba desnuda y cubierta solo por una sábana en la cama en la posición del soldado (tendida de costado), pero el cadáver hubo de ser movido, ya que el rigor mortis y otros signos del cuerpo apuntaban a que había fallecido boca arriba. Su ropa estaba en la lavadora, limpia, y las sábanas de la cama habían sido cambiadas.
  • La empleada (Eunice Murray) que dio el aviso había limpiado la habitación mientras llegaba la policía.
  • El momento de su muerte fue estimada en 8 horas antes del descubrimiento.
  • La actriz presentaba moretones y livideces en las muñecas y espalda.
  • Un vidrio de la habitación había sido roto desde el interior.

Jack Clemmons fue relevado del caso y trasladado a otro destino, durante décadas reclamó que la muerte de la actriz fue un asesinato. Adicionalmente, el diario personal de la actriz que debía estar en una pequeña caja con llaves, había desaparecido.

Las fotos de la escena del crimen fueron alteradas y en ellas aparecía una habitación desordenada y frascos en el suelo, el vidrio roto estaba reparado.

Al sacar el cadáver en una camilla, el mismo empleado que observó la ambulancia en las afueras, declaró que un enfermero colocaba una inyección entre los pechos del ya cadáver de la actriz mientras era llevado en la camilla, fue llevada directamente a la morgue y rotulado el cadáver como 81828.

Se autorizó una autopsia a cargo de Lion Grandinson, y ejecutada por un inexperto tanatólogo, Thomas Noguchi, pero no se encontraron barbitúricos en su estómago y se extrajeron sus órganos vitales para ser analizados, pero desaparecieron. A pesar de ello, se declaró a la prensa que la actriz había consumido 40 pastillas de Nembutal, un barbitúrico adictivo, y que su muerte habría sido un suicidio confirmado.

Habitación en la que fue encontrado el cuerpo sin vida de Marilyn. Estaba en la cama, boca abajo.
Habitación en la que fue encontrado el cuerpo sin vida de Marilyn. Estaba en la cama, boca abajo.

Un análisis del recto delató un hematoma provocado por la entrada de un supositorio. Las teorías sugieren que el supositorio habría contenido un veneno y se habría absorbido rápidamente por la mucosa rectal; esto no deja huellas en el sistema digestivo. Los análisis de sangre no fueron hechos o si se hicieron, no fueron hechos públicos.


Puedes descargar los documentos del FBI en estos enlaces: Archivo 1 | Archivo 2 (Ambos en formato PDF).

También puedes ver las fotografías del cuerpo sin vida de Marilyn Monroe en este enlace. Quiero advertir que algunas imágenes pueden herir la sensibilidad, sobre todo para los que queremos seguir recordando a Marilyn tal y como era en vida.


marilynmonroeTumba

 

2 comentarios sobre “Marilyn Monroe: ¿suicidio o asesinato?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *