Macri consigue un inesperado apoyo en las elecciones legislativas en Argentina

Mauricio Macri ha recibido un inesperado espaldarazo para su gobierno en las elecciones legislativas de este domingo en Argentina. Los resultados, con más del 90% de los votos escrutados, muestran una clara victoria de Cambiemos, el partido del presidente, en casi todo el país, incluyendo los cinco principales distritos, algo que no ocurría desde 1985, durante el gobierno de Raúl Alfonsín.   

El macrismo ha mejorado los resultados de las primarias, realizadas hace dos meses. Obtiene más del 40% de los votos a nivel nacional para la elección de los 127 diputados que renuevan una buena parte de la Cámara Baja. La fuerza que lidera la expresidenta Cristina Fernández y sus aliados quedan en segundo lugar, con poco más del 21%. Cambiemos mejora sensiblemente su representación, aunque sigue 20 escaños por debajo de la mayoría absoluta.    

El partido del presidente obtiene una victoria aplastante en la capital. La polémica Elisa Carrió ha sumado más de la mitad de los votos, a casi 30 puntos del segundo. Si una de las incógnitas de la jornada era qué efecto podía tener el hallazgo del cadáver de Santiago Maldonado, el artesano desaparecido tras un operativo policial, la elección de la ciudad de Buenos Aires demuestra que no ha pasado factura al gobierno. 

Carrió estuvo en el centro de la polémica por sus desafortunadas declaraciones sobre el caso, después de que la noticia del hallazgo del cuerpo en el río Chubut obligara a suspender la campaña electoral a cuatro días de los comicios. 

Pero a pesar de que ser mucho menos abultado –la diferencia sobre el rival ha sido de apenas cuatro puntos– el gran triunfo de estas legislativas ha sido el de la provincia de Buenos Aires, donde el candidato del gobierno, Esteban Bullrich, se impuso sobre la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.  

Los comicios tuvieron una participación del 78%, muy parecida a la de las PASO, que funcionan como una especie de primera vuelta. El partido del presidente suma una importante representación en la Cámara de Diputados y en el Senado. En ninguno cuenta con mayoría absoluta. 

Este apoyo, sin embargo, supone para el Gobierno un impulso para afrontar un posible ajuste y unas reformas del mercado laboral de las que se viene hablando de forma soslayada desde hace un tiempo, en el marco de una economía argentina que no acaba de arrancar, y con unos índices de inflación solo por debajo de Venezuela. 

El ‘efecto Maldonado’

El baile de cifras de las encuestas a boca de urna apagó rápidamente el que había sido tema que acaparó durante toda la jornada las conversaciones de las familias argentinas y las declaraciones de los políticos: Santiago Maldonado. El hallazgo del cuerpo del artesano –que desapareció tras las cargas policiales tras una protestaba de un grupo de mapuches– detuvo la campaña electoral a pocos días del final. A falta de actos políticos, el foco mediático se puso en analizar si ‘el efecto Maldonado’ podía afectar el resultado de unas elecciones legislativas cruciales para Mauricio Macri  y también para Cristina Fernández. 

Sin embargo, las primeras informaciones que trascendieron de la autopsia –que parecen indicar que el joven se ahogó en el río helado cuando intentaba huir de los agentes de la Gendarmería– dieron tranquilidad al Gobierno. Sí hubo protestas puntuales para pedir justicia y para reclamar una investigación judicial independiente.   

Donde se esperaba que el caso Maldonado tuviera un efecto más visible era en las disputadas elecciones al Senado en la provincia de Buenos Aires. En las primarias, la lucha cabeza a cabeza entre Fernández y Bullrich se extendió mucho más allá de lo esperado: el recuento comenzó con ventaja para el candidato de Macri, pero a medida de que avanzaba el escrutinio –a un ritmo tan lento que provocó quejas– Fernández de Kirchner igualaba a su rival e incluso se ponía por delante. Hubo que esperar dos semanas para saber el resultado final: Cristina Kirchner se imponía por poco más de 20 mil votos, aproximadamente 0,4% del total de los sufragios válidos.

Por eso los cuatro puntos de diferencia del triunfo de Cambiemos frente a Unión Ciudadana, apenas dos meses después, suponen una de las noticias más dulces de la jornada para el gobierno. De hecho, la gran protagonista de la noche ha sido la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, a quien se reconoce como el factótum de la victoria. Vidal se ha convertido la figura con más peso del macrismo, tras conquistar en las elecciones generales el mayor distrito electoral del país –supone el 37% del electorado–, tradicionalmente gobernado por el peronismo.

Cristina Fernández, ya senadora electa –por este distrito se adjudican dos escaños para el partido ganador y uno para el segundo– hizo un breve discurso en el que reconoció la derrota pero se erigió como la virtual jefa de una oposición dividida. La expresidenta aseguró durante la campaña que se presentó a las elecciones por ser la figura más convocante del peronismo.  

“Unión Ciudadana emerge como la oposición más firme a este gobierno, y es la base de la construcción de una alternativa”, aseguró Fernández. Así llamaba a los diferentes sectores del peronismo a alinearse detrás suyo. Y lanzaba un mensaje a quienes especulaban con que una derrota la dejaría fuera de la primera fila de la política argentina y sería el pistoletazo de salida de una pelea interna por el liderazgo en el peronismo. “Unión Ciudadana ha venido para quedarse. Hoy no se acaba nada. Aquí empieza todo”, enfatizó la expresidenta.

La división del peronismo es una de las grandes ventajas para el gobierno de Mauricio Macri, que en estos comicios suma peso político en todo el país. Fernández debe enfrentar también una derrota histórica, la peor en 26 años, en la provincia que fue la cuna de poder de los Kirchner: Santa Cruz. Sergio Massa, otra figura del peronismo enfrentado con Cristina Fernández, quedó como tercera fuerza en su propio distrito, el partido de Tigre. Y un histórico en horas bajas, el expresidente Carlos Menem, que se presentaba al Senado acuciado por causas judiciales, perdió por primera vez una elección en su provincia, La Rioja. 

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/Argentina-Macri-sombra-Santiago-Maldonado_0_699930316.html