LA SEGURIDAD Y DEFENSA EUROPEAS ANTE LOS NUEVOS RETOS

Muchos países en Europa están restableciendo el servicio militar obligatorio e incluso la formación de unidades paramilitares ante la posible amenza rusa.

En el este, la sospecha de interferencia cibernética se ha convertido en un auténtico temor al expansionismo ruso.
Polonia, además de reforzar sus unidades paramilitares está construyendo un nuevo Ejército de hasta 53.000 voluntarios, que tiene que estar listo para 2023.

Suecia, a simple vista, parece lo suficientemente lejana de Rusia como para tener que preocuparse, si no fuera por el enclave de Kaliningrado junto al mar Báltico, en donde Moscú ha desplegado misiles con capacidad nuclear.

Pero “no por el hecho de que alguien tenga capacidad de hacer algo, significa que lo vaya hacer”, asegura el experto en Seguridad y Defensa, Sven Biscop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *