La Policía británica confirma que el revestimiento de la torre Grenfell no cumplía las medidas de seguridad

Poco a poco se van esclareciendo las sombras del incendio que el pasado día 14 de junio dejó 79 muertos o desaparecidos en Londres. Las autoridades han confirmado este viernes que el origen de las llamas en la torre Grenfell fue una nevera defectuosa y que el revestimiento del edificio residencial no cumplía con las medidas de seguridad. 

La superintendente Fiona McCormack, de la Policía Metropolitana de Londres (Met, por sus siglas en inglés), ha sido la encargada de informar a los medios de los nuevos resultados de las pesquisas. Según la investigación, el edificio, ubicado en el barrio de North Kensington y formado en su mayoría por apartamentos de protección oficial, en el que vivían entre 400 y 600 personas, se incendió con gran rapidez.

Según apuntan varios medios, el material del revestimiento de la torre contenía polietileno, un componente altamente inflamable. Sin embargo, McCormack no entró en detalles y se limitó a decir que también el aislamiento no cumplía con “las pruebas de seguridad”.

Como parte de la investigación, McCormack dijo que la Policía estudia presentar cargos de homicidio y que ha confiscado documentos y materiales de un “número de organizaciones”.

“Estamos mirando cada delito criminal desde homicidio para arriba, estamos mirando cada delito sobre seguridad y salud y de seguridad ante un incendio y estamos revisando en este momento cada compañía implicada en la construcción y remodelación de la torre Grenfell”, explicó la superintendente.

La causa del incendio, una nevera defectuosa

En cuanto a la nevera, la responsable policial indicó que  era del modelo Hotpoint FF175BP y no era un producto que hubiera estado sometido a una retirada del mercado por temor sobre su seguridad. Según testigos, un residente había comentado a otros vecinos de la torre Grenfell que el fuego empezó por un problema con un enchufe.

La primera ministra británica, Theresa May, informó ayer de que cada adulto que vivía en el edificio del oeste de Londres está recibiendo 500 libras (565 euros) en efectivo, aportaciones que los damnificados no tendrán que devolver al Gobierno.
Los afectados podrán, además, vivir en pisos similares en la misma zona de la capital británica, pero ninguno estará obligado a residir en un lugar que no quiera.

El Gobierno ha indicado que unos 100 edificios a diario son revisados en el Reino Unido, después de que los expertos indicasen que el fuego en la torre Grenfell se extendió rápidamente debido al revestimiento del inmueble.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/nevera-defectuosa-incendio-residencial-Londres_0_657584502.html