La ONU alerta de constantes bajas civiles en Yemen por el aumento de hostilidades

El alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, mostró hoy su preocupación ante las constantes bajas de civiles en Yemen a medida que las hostilidades aumentan y se extienden.

En un comunicado, Zeid alertó que los ciudadanos están expuestos a francotiradores, bombardeos y ataques aéreos y dijo que la región de Taizz, en el suroeste del país, es de especial preocupación por el recrudecimiento del combate en esta zona.

Según el alto comisionado, “los civiles están amenazados por el fuego en todos lados ya que las fuerzas hutíes y afiliadas llevan a cabo ataques de francotiradores y bombardeos indiscriminados, mientras que la coalición liderada por los saudíes continua realizando ataques aéreos”.

“Para los civiles en la ciudad de Taizz, el conflicto no solo se está intensificando sino que es ineludible”, añadió Zeid.

El aumento de los enfrentamientos armados en Taizz entre las fuerzas afiliadas a los hutíes y los leales al presidente Abd-Rabbu Mansur Hadi en las últimas semanas hace temer que la violencia podría propagarse desde las áreas suburbanas de la ciudad a otros barrios, incluyendo Alhuban, una zona intensamente poblada.

La Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas verificó que entre el 1 y el 8 de febrero murieron 27 personas y 76 resultaron heridas en Yemen, lo que representa más del doble del número de bajas civiles confirmadas la semana anterior.

Sin embargo, el alto comisionado teme que la cifra de víctimas podría ser más alta y detalló que el número de bajas se atribuyeron casi por igual a las partes en conflicto.

Durante el mismo período, la Oficina de Derechos Humanos también documentó ataques de francotiradores y bombardeos indiscriminados por parte de las fuerzas hutíes en áreas de combate en Al Hudaida y Hajja y también ataques aéreos por parte de la coalición en zonas controladas por las fuerzas hutíes.

Además, según esta oficina, ocho civiles, incluyendo una mujer y un niño, murieron y 32 personas resultaron heridas el 4 de febrero cuando tres ataques aéreos impactaron contra el edificio del Ministerio del Interior en la región de Amanat Al Asimah.

Efectivos de la ONU que visitaron la zona dijeron que no parecía haber objetivos militares cerca del edificio, que ya sufrió un ataque en enero de 2016.

“Las partes del conflicto están obligados a tener cuidado de la población civil, respetando los principios de distinción, proporcionalidad y precaución”, sostuvo Zeid.

El alto comisionado también recordó que “cualquier ataque intencionado o directo contra la población civil u objetivos civiles es una seria violación del derecho internacional humanitario” e instó a las partes a “tomar precauciones factibles para evitar y, en cualquier caso, minimizar el impacto de la violencia”.

Desde marzo de 2015 y hasta el pasado 8 de febrero la Oficina de Derechos Humanos de la ONU documentó 15.467 damnificados, con 5.974 muertos y 9.493 heridos.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/ONU-constantes-civiles-Yemen-hostilidades_0_739476543.html