La esperanza se agota pese a la intensa búsqueda del submarino argentino desaparecido

La esperanza de hallar con vida a los 44 tripulantes del submarino argentino ARA San Juan, desaparecido desde el pasado miércoles, se desvanece a medida de que pasan las horas, pese a la intensa búsqueda y la ayuda enviada por 13 países de todo el mundo.

Tras una semana desde que el submarino de la Armada se comunicó por última vez, familiares y amigos vieron mermadas sus esperanzas al escuchar al capitán de navío Enrique Balbi, portavoz de la fuerza naval, que ha advertido que se está en una fase “crítica” en cuanto a la disponibilidad de oxígeno y ha señalado que, por el momento, no se ha establecido “ningún tipo de contacto” con ellos.

“Si no renovaron el aire tienen 7 días de oxígeno, pero dentro del submarino tiene botellones y cápsulas que les darían algo más de tiempo”, ha asegurado el exvicealmirante Antonio Mozzarelli, que participó en la inspección de una de las reparaciones efectuadas en el submarino en el año 2014.

El ARA San Juan partió el lunes 13 de noviembre del sureño puerto de Ushuaia y se dirigía de regreso a su base, en la localidad de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires, adonde debía haber llegado entre el domingo y lunes pasados. El submarino nunca llegó a su destino y desapareció del mapa.

El viernes pasado la Armada Argentina confirmó que reportó por última vez su posición en la zona del Golfo San Jorge, en la Patagonia argentina, la madrugada del miércoles, por lo que, pasadas 48 horas sin tener comunicación con la nave, se decidió activar el protocolo de búsqueda.

Este miércoles la Armada Argentina ha informado de que se está analizando una “anomalía hidroacústica” que se detectó hace una semana en la zona del Atlántico donde el submarino reportó su última posición, un “ruido” que fue registrado casi tres horas después de la última comunicación con la nave.

Un “ruido” que el capitán Balbi ha calificado como un posible “indicio oficial” del submarino aunque ha remarcado que debe someterse a un “análisis exhaustivo” antes de hacer conjeturas. “Es un ruido. No vamos a hacer conjeturas”, ha sentenciado el capitán.

Trece países unidos en la búsqueda

Un grupo de 13 países de todo el mundo se han sumado al operativo de búsqueda del ARA San Juan en unas horas que pueden ser “críticas” para sus tripulantes. 

Desde Rusia, el presidente Vladimir Putin ha puesto este miércoles a “disposición inmediata” del gobierno de Mauricio Macri “un buque oceanográfico de alta complejidad, de gran utilidad para este tipo de operaciones”.

El Gobierno español ha enviado un avión Falcón 900 con tres contenedores llenos de víveres, oxigeno, comida y medicamentos de la Fuerza Aérea para cuando se produzca un eventual rescate de la tripulación del submarino.

“Hace tiempo que di la orden de ayudar a Argentina con la misión de búsqueda y rescate de su submarino desaparecido. ¡Que Dios les acompañe a ellos y al pueblo de Argentina!”, ha escrito el presidente de EEUU, Donald, Trump, en su cuenta de Twitter.

Además, EEUU ha enviado un vuelo P8 que sembrará “sonoboyas” para investigar los “ruidos” que podrían venir del submarino y que fueron detectados por los sistema estadounidenses.

Estas ayudas se suman a las más de 4.000 personas que trabajan en el operativo de búsqueda -sobre barcos, en aeronaves de exploración o en los cinco puntos logísticos en tierra-, entre personal argentino y de otros países que han cooperado, como EE.UU., Reino Unido, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Uruguay, Francia y España.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/esperanza-intensa-busqueda-submarino-argentino_0_711128933.html