Estrasburgo condena a Italia por torturas por la represión contra los activistas de Génova en 2001

El 20 de julio de 2001, las calles de Génova fueron testigos de la brutalidad con la que la Policía reprendió a los activistas antiglobalización desplazados a la cumbre del G8. Así lo ha dictaminado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que ha declarado a Italia culpable de tortura por unas cargas que se saldaron con la muerte del joven de 21 años, Carlo Giuliani.

En su sentencia, el TEDH tacha de “especialmente grave y cruel” la operación que la Policía realizó en la escuela Armando Díaz. En sus instalaciones, 42 activistas que permanecían sentados con las manos en alto, fueron golpeados por agentes de seguridad causándoles “un sufrimiento físico y psicológico grave”.

El Tribunal califica este tratamiento como torturas por lo que condena a Italia a indemnizar a las víctimas. En total, el país transalpino deberá pagar 45.000 euros a cada demandante, siendo 55.000 euros en el caso de dos de ellos. Además, insta al Gobierno de Paolo Gentiloni a modificar las leyes, ya que no son lo suficientemente adecuadas para castigar e impedir los actos de tortura de la Policía. 

Estrasbugo también describe como “indiscriminado, sistemático y desproporcionado” el uso de la fuerza llevada a cabo por la Policía durante la noche del 21 de julio. Y es que los agentes antidisturbios entraron en el colegio después de derribar la puerta de entrada con un vehículo blindado. 

Este fallo es el segundo que desde Europa se realiza sobre la actuación policial llevada a cabo durante la Cumbre del G-8. En 2015, ya declaró que se había violado el artículo tercero del Convenio Europeo de Derechos Humanos al considerar que los activistas habían sido sometidos a un trato inhumano y degradante.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/TEDH-Italia-represion-activistas-Genova_0_658984192.html