“Escandaloso y xenófobo”: así responden Haití, Cuba o Sudáfrica al insulto de Donald Trump

“Agujeros de mierda” fueron las últimas palabras con las que Donald Trump se refirió a países como Haití o El Salvador y que han provocado una oleada de críticas en diferentes partes del mundo. Cuba, Noruega, Sudáfrica o la propia Organización de Naciones Unidas han expresado su condena a unas declaraciones que consideran que muestran “el peor lado de la humanidad y valida y alenta el racismo y la xenofobia”. 

El primero en reaccionar ha sido Haití, uno de los países ofendidos. Su embajador en Estados Unidos, Paul Altidor, considera este asunto como una “agresión” y ha asegurado a la cadena MSNBC que su Gobierno ya ha presentado una petición formal al Ejecutivo estadounidense “para que explique los comentarios del presidente de EEUU”. 

Algunos medios sudafricanos también se han hecho eco de la noticia y han alzado su voz como protesta: “Al paso que vamos, dentro de muy poco tiempo podremos ver capuchas y antorchas dentro de la Casa Blanca”, afirma entre sus líneas una publicación del diario sudafricano Daily Maverick. Por su parte, Leanne Manas, periodista de la South African Broadcasting Corporation, se ha expresado irónicamente a través de su cuenta de Twitter: “Buenos días desde el ‘país de mierda” más grandioso y hermoso del mundo”.

Desde Noruega –país “elogiado” por Trump para respaldar sus declaraciones racistas– no han tardado en expresar su rechazo y desconcierto. “La verdadera Casa Blanca: Trump llama a Haití y a los países africanos ‘agujeros de mierda’ en la cara de los miembros del Congreso, y usa a Noruega para probar y respaldar su racismo”, escribe Andreas Wiese, columnista del New York Times y director de un centro cultural en Oslo.

En esa línea se ha posicionado la Unión Africana (UA), cuya embajadora, Ebba Kalondo, considera el comportamiento de Trump como un “terrible golpe”, más aún sabiendo que “Estados Unidos es una nación construida bajo los sólidos valores de la diversidad y oportunidad: un país al que llegaron tantos y tantos africanos esclavos y trabajaron a sol y a sombra para levantar sus cimientos”, sostiene. 

“La verdadera Casa Blanca: Trump llama Haití y a los países africanos países agujeros de mierda en la cara de miembros del Congreso y usa a Noruega para probar su racismo”, escribió Andreas Wiese, columnista y director de la Casa de la Literatura, un centro cultural en Oslo, según informa hoy The New York Times.

Por otro lado, la oficina de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra considera “escandalosos y vergonzosos” los comentarios y cree que no hacen más que alimentar el rechazo al migrante. “Lo siento, pero no pueden ser definidos de otra manera que como racistas”, afirmó este viernes en rueda de prensa el portavoz Rupert Colville.

Desde la Cancillería de Cuba se han unido al rechazo con una “enérgica” condena a unas declaraciones que consideran “denigrantes, groseras y xenófobas”. De esta manera,  expresan su “más sentida solidaridad con todos los países ofendidos”.

“Estas palabras llenas de odio y desprecio producen una gran indignación dentro del pueblo cubano, que está muy orgulloso de todas sus raíces, también africanas y haitianas. Nos sumamos al rechazo internacional”, afirman. 

Los demócratas y republicanos estadounidenses se suman a la condena

Nada más hacerse públicos los comentarios, numerosos legisladores de la oposición demócrata criticaron al presidente. Así, demócratas y republicanos condenaron la “racista y divisivo” expresión de Trump. Fue el caso de la presidenta del Caucus Hispano del Congreso y demócrata Michelle Luján Grisham, que a través de un comunicado oficial hizo un llamamiento al resto de legisladores, demócratas y republicanos, a rechazar con “fuerza” la declaración “vil” de Trump que no hace más que “erosionar la fibra moral” que une al pueblo estadounidense.

Asimismo, la política Mía Love, primera mujer afroamericana elegida para el Congreso calificó las palabras de “desagradables, divisivas, elitistas y contrarias a los valores de la nación estadounidense”.

Dentro del Partido Republicano, también expresaron repulsa el senador por Oklahoma, James Lankford, y el gobernador de Ohio, John Kasich, una figura moderada dentro del partido y que compitió contra Trump en las primarias por la nominación republicana para las elecciones de 2016. “Estados Unidos fue construido sobre la espalda de los inmigrantes de todas partes del mundo. Debemos honrar esa historia, no rechazarla”, señaló Kasich en su perfil de Twitter.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/Haiti-Sudafrica-ONU-Donald-Trump_0_728977215.html