Asciende a diez el número de muertos en las manifestaciones contra las políticas económicas del Gobierno de Irán

La cifra de muertos en las manifestaciones de protesta contra las políticas económicas del gobierno del presidente iraní, Hasan Rohaní, asciende a 10, según ha informado este lunes la televisión estatal.

Según la información de la televisión, que habla de heridos pero no los cuantifica, los detenidos ya son 200 en unas protestas contra el régimen que comenzaron el pasado jueves en la ciudad de Mashad y continuaron en otras ciudades del país.

El Ejecutivo bloqueó las redes sociales para minimizar el alcance de las convocatorias y movilizaciones. El presidente iraní, en su primera reacción pública a las protestas, reconoció el derecho del pueblo a expresar su opinión, pero dijo que las manifestaciones no deben ser violentas. “Irán es una nación libre y, según las leyes constitucionales, el pueblo tiene derecho a expresar su crítica y su protesta”, pero la finalidad debe ser “una mejora de la situación del país y de la vida de la población”, dijo Rohaní, según la agencia oficial iraní, IRNA.

Algunas de las 200 personas detenidas ya han sido puestas en libertad mientras otras han pasado a disposición judicial, según un responsable del departamento de seguridad de la gobernación de Teherán, Ali Asgar Naserbajt, citado por la agencia local iraní de noticias ILNA. 

La red social “Telegram”, la más usada y popular entre los iraníes, donde se llevaban a cabo los llamamientos a participar en las protestas ha dejado por completo de funcionar. El viceministro iraní del Interior para temas políticos, Esmaíl Yabarzade, dijo hoy que “que cuando hay algún conflicto, es natural el uso de algunas herramientas para controlar las concentraciones ilegales”.

“No tenemos datos definitivos sobre el número de detenidos”, indicó Yabarzade, quien recalcó que “es natural que haya detenciones” en un contexto semejante y teniendo en cuenta que las manifestaciones no estaban autorizadas.

Por su parte, el ministro de Interior iraní, Abodlreza Rahmaní Fazlí, pidió que se mantenga la calma para garantizar el orden público y elogió la “contención” mostrada por la Policía. “El ambiente creado no beneficia a la seguridad o al empleo en el país, sino que los perjudica”, dijo Rahmaní Fazlí. Rahmaní Fazlí asimismo aseguró que los manifestantes de las protestas “pagarán” por haber violado las leyes y la destrucción de bienes públicos.

Estas son las manifestaciones antigubernamentales más grandes convocadas en Irán desde 2009, cuando el opositor “movimiento verde” organizó varias jornadas de protesta contra la reelección del entonces presidente, Mahmud Ahmadineyad, que fueron duramente reprimidas.

Las protestas comenzaron el jueves en la ciudad de Mashad y han proseguido en los cuatro últimos días en diversas ciudades del país. incluida la capital, Teherán, en todas la cuales los participantes corearon consignas contra la política económica del gobierno y del presidente Rohaní, y el régimen teocrático del país.

Las protestas contra Rohaní, se han incrementado en las ultimas semanas, sobre todo después de que a principios de diciembre presentó los presupuestos para 2018.

En las ultimas semanas han subido los precios de algunos alimentos y el gobierno tenía programado incrementar al menos un 50 por ciento el precio de la gasolina, si bien redujo finalmente la subida a un 20 por ciento.

Fuente: http://www.eldiario.es/internacional/Asciende-numero-muertos-manifestaciones-Iran_0_724777662.html